Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

28.10.10

Hipócritas


Data Chaco. Se murió el político más odiado. Se murió el déspota, intolerante, autoritario. Se murió quien pisoteó las instituciones republicanas, abusó del poder, despreció al Congreso. Se murió quien sembró el odio, el enfrentamiento y convirtió a sus adversarios en enemigos. Se murió quien revolvió el pasado y hartó a un periodista de tanto revolver.
Se murió quien despreció la libertad de expresión y atacó a la prensa independiente. Se murió quien quiso despojar al campo. Se murió quien aisló al país del mundo. Se murió quien se rodeó de violentos como Moyano y Moreno y sus respectivas patotas, y de Hebe de Bonafini y Luis D’Elía. Se murió el traidor del peronismo. Se murió el esposo de la yeguahijadeputatwittera que está de presidenta. Se murió el revanchista montonero que dividió al país. Se murió quien eligió aliarse con los populistas Chávez, Evo y Correa.
Néstor Kirchner, ex presidente, murió el miércoles 27. Se murió un gran presidente. Se murió el líder que recuperó la autoridad presidencial. Se murió un hombre que cumplió con la nación. Se murió un tremendo luchador. Se murió un fuera de serie. Se murió un político de batalla como pocos. Se murió quien reivindicó la militancia política.
Estas palabras de reconocimiento, justas todas ellas aunque insuficientes, fueron pronunciadas para la ocasión por los mismos que pronunciaron las de los dos primeros párrafos. Ninguna de ellas alcanzará para redimir a los hipócritas, traidores y canallas que, al menos desde hace dos años, están embarcados en una campaña ignominiosa y de maledicencia atroz contra Kirchner y su esposa, la presidenta Cristina Fernández.
Ellos son, entre otros, los Cobos, los Carrió, los Alberto Fernández, los Macri y sus acólitos fascistas, los Duhalde, los Menem, los Felipe Solá, los Aguad, los Biolcati, los Buzzi, los De Angeli, los jerarcas de la Iglesia, los Magnetto, los Fontevecchia, los Escribano, los Morales Solá, los Grondona, los Lanata, los Tenembaum, los Nelson Castro, los Bonelli, los Eliaschev, los Leuco, los Van der Kooy, los Rosendo Fraga, los Ruiz Guiñazú, los Majul.
Por suerte, la fuerza del kirchnerismo está en la gran cantidad de jóvenes que apoyan las políticas de impulsadas desde 2003. Eso quedó bien demostrado en la vigilia en la Plaza de Mayo durante la madrugada de hoy. Sus detractores, por suerte, son demasiado viejos.

0 comentarios:

Vademécum