Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

26.10.14

Cinismo empresario


El stand-up de Sabsay. | Daniel Paz-Rudy, Página 12

El Coloquio de IDEA volvió a mostrar las verdaderas intenciones del arco opositor político-partidario-mediático-empresarial. El constitucionalista Sabsay pronunció un discurso de barricada en que puso en duda el título de abogada de la presidenta. La diatriba del “respetable” jurisconsulto coronó un rosario de quejas que simulan la alegría de poder seguir juntándola con pala. 

datapuntochaco
Editores

Daniel Sabsay no es solo uno de los constitucionalistas mimados de la oposición político-partidaria y mediática anti-K, sino que es un ferviente opositor militante. Invitado a participar del 50º Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), que se realiza en Mar del Plata, Sabsay perdió el viernes el recato ante el auditorio del panel “El valor de los derechos”, en la última jornada del foro, y le pidió a la presidenta CristinaFernández de Kirchner que “muestre el título” de abogada. “Ya no tengo ninguna duda de que no sabe nada de derecho”, dijo al criticar la reforma del Código Procesal Penal que impulsa el Gobierno.
La bravuconada de Sabsay, aplaudida de pie por el auditorio –como en el final de una obra de teatro, según cuenta La Nación–, es propia del estilo opositor partidario-mediático argentino, que, vacuo e impotente, sale todos los días a patotearle a la presidenta como única forma de asegurarse el único rédito a su alcance: un título central en los principales diarios opositores al Gobierno.
Fue tal el exabrupto del constitucionalista que hasta La Nación reseñó ayer los “desencuentros” en la cúpula de IDEA por las críticas al Gobierno como las Miguel Blanco, presidente de la entidad, y que “algunos empresarios no quisieron quedar pegados a la diatriba de Sabsay”. Nótese el uso de diatriba, que es ‘discurso o escrito acre y violento contra alguien o algo’, según define el Diccionario de la lengua española. 
Marcelo Figueiras (@mfigueiras), presidente de Laboratorios Richmon, escribió en Twitter: “Algunos empresarios no saben cuidar sus  instituciones, permitiendo discursos de barricada donde debería haber un espacio de reflexión”. Y agregó: “#sabsay habla de instituciones y no respeta siquiera a la que lo convocó para hacer un aporte positivo al futuro”.
El primer “desencuentro” en el corazón del empresariado se dio entre Blanco e Isela Costantini, la presidenta del Coloquio y ejecutiva de General Motors. Blanco había dicho en la apertura del Coloquio, el miércoles, que en la Argentina no están dadas las condiciones para invertir y se está “ante un intento de modificación del modelo de país establecido por la Constitución de 1853”. Esa modificación “no se quiere hacer mediante la reforma de la Constitución, sino que se procura llevarlo adelante en ambas Cámaras mediante la imposición de leyes, sin posibilidad de debate e ignorando el derecho de las minorías a dar su opinión [sic]”.
La ejecutiva remarcó que el discurso de Blanco “no es el espíritu de lo que se viene tratando de hacer y para nada es el sentido” del coloquio anual. Y, en contraste con el oscuro panorama ofrecido por Blanco, destacó que “una industria automotriz de 700 000 u 800 000 unidades sigue siendo muy positiva si se la compara a nivel global”, y rechazó la idea de que haya un parate o una caída en la producción del sector.
“Estamos hablando de 4 años consecutivos de incremento, que, la verdad, es un ‘absurdo’ el crecimiento de 2012 a 2013: llegar a un millón de autos a una velocidad tan rápida no es normal; una industria normal no llegaría a 1 millón”, puntualizó el viernes la empresaria de General Motors, en declaraciones a FM Vorterix.
Está claro que el descontento empresario es solo una máscara para ocultar la alegría que les provoca juntarla con pala. Las quejas por la supuesta pérdida de rentabilidad, los controles cambiarios, la regulación sobre el sector privado y la falta de seguridad jurídica para atraer inversiones son parte del rosario de todos los años en el foro empresario. No obstante, al ser consultados lejos de los paneles desde los que arengan el descontento, los empresarios reconocen que nunca ganaron tanto dinero como en los últimos años. Las cifras de la industria automotriz –pese a las menores exportaciones a Brasil y la baja del consumo interno–, el sector bancario, los servicios, las petroleras y mineras evidencian crecimientos récords de sus resultados operativos, contó ayer Cristian Carrillo en Página 12
Blanco y Sabsay incurren también en una flagrante contradicción discursiva, aunque con “coherencia” ideológica. El presidente de IDEA habla de “imposición en ambas Cámaras”, ignorando un principio fundamental del sistema representativo: las mayorías. Del mismo modo, Sabsay le reclama al Gobierno lo que él no es capaz ejercitar: el respeto por las instituciones. Lo prueban dos frases más del constitucionalista militante anti-K:
–“¡Esto no es un una democracia, es un sistema autoritario!”. Lo dijo ante un auditorio, en público, sus palabras fueron reflejadas ampliamente por la prensa… ¿Sabsay fue detenido tras su diatriba?
–“Basta de un matrimonio presidencial. Ahora nos quieren poner al hijo presidencial [por Máximo Kirchner]  y no lo ponemos permitir”. ¿Dónde está lo inconstitucional de la elección legítima y legal de los Kirchner como presidentes y de las aspiraciones de un ciudadano, como Máximo Kirchner, de hacer política? ¿No es acaso Sabsay autoritario con ese deseo de “no lo podemos permitir”? ¿Quiénes no deberían permitirlo?
Otro dato curioso del foro fue la difusión de una encuesta realizada entre los más de 160 empresarios que asistieron al Coloquio. En el marco de un panel interactivo sobre “valores y democracia”, los participantes fueron invitados a contestar sobre un hipotético pago de coima.
“Si un acto de corrupción está destinado a obtener una aprobación (por ejemplo, una habilitación municipal) maliciosamente retenida, ¿es censurable la actitud del empresario?”, se preguntó.
Los resultados dejaron desconcertados a muchos de los presentes, pero no tanto a quienes escrutan la realidad cotidianamente. El 47% se dividió entre aquellos que contemplan la coima como una acción a realizar “sólo en casos extremos” (28%) y aquellos empresarios para los que la acción ilegal nunca sería un acto condenable (19%). Solo para el 53% del empresariado asistente “siempre” sería condenable realizar esa práctica.
Cuando se sondeó sobre los culpables de un pago de soborno –“Si se comete un acto de corrupción para una prebenda, ¿sobre quién debería caer la responsabilidad: el funcionario, el empresario o ambos?”–, el 78 por ciento del auditorio contestó “ambos”; el 17 por ciento, “el funcionario”, y el 4 por ciento, “la empresa”. 
Se sabe que los llamados hombres de negocios son parte connivente de la corrupción pública, aun cuando ellos mismos la condenen y reaccionen con un ¡vade retro!, como el caso de los medios de comunicación.
Son realmente muy pocos los empresarios que cumplen con esa regla de que “todo lo que tengo lo hice trabajando”. Para la gran mayoría, aquella frase debe completarse con “…lo hice coimeando, explotando trabajadores, evadiendo impuestos”.
En el summum del cinismo, esos mismos empresarios son los que, con impudencia,  les reclaman a los Gobiernos “reglas claras” (que son en verdad garantías de ganancias exorbitantes), “seguridad jurídica” (que es garantía de impunidad) y “respeto por las instituciones” (que es dejarlas bajo control del establishment).
Esas son las bases que les aseguran los cuatro presidenciables que cerraron el Coloquio. “Los aplausos del auditorio, nutrido como pocas veces para la jornada final, reconocieron las coincidencias: la que se dio en el escenario con cuatro presidenciables juntos y dispuestos a una suerte de debate, y la de propuestas que reclaman la búsqueda de consensos, medidas económicas que posibiliten inversiones y con ello más empleo, fortalecimiento del federalismo y aval pleno a mejoras en educación y pleno respeto de las leyes”, describe La Nación.
Así, no es que falten ideas, como criticó el Gobierno haciendo un juego de palabras con el nombre de la entidad que organiza el coloquio anual en Mar del Plata. Es la misma idea con la que destruyeron el país hace décadas, patinada con palabras biensonantes: consenso, respeto por las leyes... 

0 comentarios:

Refugiado, la palabra de 2015 El término define a aquella persona que se ve obligada “a buscar refugio fuera de su país como consecuencia de guerra, revoluciones o persecuciones políticas”.

Rayuela infinita La obra maestra de Julio Cortázar cumple 50 años. Quien la leyó, no solo lo hizo dos o más veces, sino que querría hacerlo de nuevo. No para saber cómo era, sino para saber cómo es.
La prensa buitre Mientras la posición argentina se alza como un modelo en la batalla por la soberanía, los medios opositores al gobierno de CFK amedrentan con los peores presagios.

Fotos

Atardecer. La avenida Sarmiento y el Parque de la Democracia, de la ciudad de Resistencia. | Desdeelaire.com.ar.

Video

Resistencia desde el aire.