Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

11.1.15

¿Somos Charlie?


La tapa de Página 12 del 8 de enero.

Más allá de la conmoción por la muerte de 12 personas en el ataque al semanario satírico francés y de la condena al terrorismo, algunas voces se alzaron contra las prácticas “ofensivas” y “difamatorias” de Charlie Hebdo y algunos de sus posicionamientos y proclamaron “Yo no soy Charlie”.     

Datapuntochaco | DEBATE 

Frente al masivo y abrumador “Je suis Charlie” (
Yo soy Charlie), como homenaje a las víctimas del ataque al hebdomadario francés, algunas voces se alzaron en contra de ese mensaje, sin dejar de señalar, claro está, que los dibujantes y periodistas asesinados el 7 de enero, en París, son víctimas inocentes.

No sorprende que el escritor peruano Mario Vargas Llosa haya llamado a repetir todos los días “Je suis Charlie Hebdo”. En un artículo publicado en El País, el premio Nobel de Literatura cree que el asesinato de casi toda la redacción de Charlie Hebdo significa “querer que la cultura occidental, cuna de la libertad, de la democracia, de los derechos humanos, renuncie a ejercitar esos valores, que empiece a ejercitar la censura, poner límites a la libertad de expresión, establecer temas prohibidos, es decir, renunciar a uno de los principios más fundamentales de la cultura de la libertad: el derecho de crítica”. 
Sin embargo, Víctor Lapuente Giné, profesor en el Instituto para la Calidad de Gobierno de la Universidad de Gotemburgo, analiza los Je suis Charlie y los Je ne suis pas Charlie como expresiones de, por un lado, una defensa de “una libertad de expresión sin límites, el derecho a ofender a todo tipo de religión o grupo humano” y, por otro, la creencia de que una “coexistencia pacífica en el mundo moderno requiere impedir las expresiones ‘ofensivas’ mediante leyes antidiscriminación y antidifamación más estrictas”. “¿Podemos reconciliar estas dos sensateces opuestas?”, se pregunta Lapuente Giné, también en El País, y se responde: “Creo que sí”.


El profesor da en la tecla al afirmar que muchos adherentes al “Je suis Charlie” son “oportunistas de última hora que hubieran cerrado los Charlie Hebdo de muchos otros países”. En esa misma línea, escribe David Brooks, en The New York Times: “A los periodistas de Charlie Hebdo se les aclama ahora justamente como mártires de la libertad de expresión, pero seamos francos: si hubiesen intentado publicar su periódico satírico en cualquier campus universitario estadounidense durante las dos últimas décadas, no habría durado ni treinta segundos. Los grupos de estudiantes y docentes los habrían acusado de incitación al odio. La Administración les habría retirado toda financiación y habría ordenado su cierre. 
“La reacción pública al atentado en París ha puesto de manifiesto que hay mucha gente que se apresura a idolatrar a quienes arremeten contra las opiniones de los terroristas islámicos en Francia, pero que es mucho menos tolerante con quienes arremeten contra sus propias opiniones en su país”, opina Brooks y argumenta: “La Universidad de Illinois despidió a un catedrático que explicaba la postura de la Iglesia católica respecto a la homosexualidad. La Universidad de Kansas expulsó a un catedrático por arremeter en Twitter contra la Asociación Nacional del Rifle. La Universidad de Vanderbilt retiró el reconocimiento a un grupo cristiano que insistía en que estuviese dirigida por cristianos”.
“Ahora que nos sentimos tan apenados por la masacre de esos escritores y directores de periódico en París, es un buen momento para adoptar una postura menos hipócrita hacia nuestras propias figuras controvertidas, provocadoras y satíricas”, desafía Brooks.
Héctor Schamis habla de halcones y palomas de la libertad de expresión. Se refiere a cómo se pasó del Soy Charlie al Yo no soy Charlie como expresión de “oposición a la sátira por irresponsable e innecesariamente provocativa”.
“Sea por temor o por ser políticamente correctas, surgió entre las palomas la desafortunada noción que la provocación en cuestión promovió el ataque. Es un argumento que revictimiza a la víctima. Uno piensa inmediatamente en la literatura feminista, por ejemplo, plagada de escenarios de esta naturaleza, desde el atuendo de la mujer en casos de agresión sexual hasta la inconveniencia de desafiar la autoridad del hombre en casos de abuso. Voluntariamente o no, es un razonamiento que casi siempre llega a una sutil justificación de la violencia en cuestión. Al final uno hasta puede olvidarse de la nada sutil diferencia que existe entre el grafito y el plomo”, dice Schamis. 
Gilbert Rémond, del Partido Comunista francés, se adhiere a un post de su camarada Loch Lomond, donde expresa abiertamente Je ne sui spas Charlie. El texto puede leerse en la página web del PCF (http://lepcf.fr/), pero el sitio Rebelion.org lo reproduce en español. 
Lomond dice no ser Charlie porque él no hizo campaña a favor del Tratado de Maastricht, nunca apoyó los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia, nunca pensó que Cuba sea una dictadura ni que Hugo Chávez haya sido un dictador, nunca aprobó el bombardeo de Libia, estuvo en contra en 2006 del ataque de Israel a Líbano, no tomó “partido sistemáticamente por Israel contra los palestinos y nunca consideró “héroes a los opositores sirios”.
“Rendir homenaje a las víctimas, por supuesto, pero no es alrededor de Charlie y sus ‘valores’ donde querría ver reunirse al pueblo francés”, expresa Lomond, y agrega: “Rechacemos esta unión nacional que enmascara la intención real de los terroristas y las responsabilidades aplastantes de los dirigentes franceses en el odio suscitado por nuestro país”.
La adhesión de Rémond se completa así: “La prensa tiene grandes dificultades y la libertad de expresión está muy cuestionada desde hace muchos años. Y desde ese punto de vista, el grupo Lagardère *, así como otros mercaderes de armas, tiene una gran responsabilidad en lo que ha pasado. Por lo tanto, considero totalmente hipócrita que el grupo Lagardère, que suministra armas a todos los regímenes reaccionarios del mundo árabe, se ponga al frente de la campaña de la aparición de la revista”.

(*) El grupo de prensa Lagardère edita las revistas Elle y Paris Match, y es propietario de la emisora de radio Europe 1

0 comentarios:

Refugiado, la palabra de 2015 El término define a aquella persona que se ve obligada “a buscar refugio fuera de su país como consecuencia de guerra, revoluciones o persecuciones políticas”.

Rayuela infinita La obra maestra de Julio Cortázar cumple 50 años. Quien la leyó, no solo lo hizo dos o más veces, sino que querría hacerlo de nuevo. No para saber cómo era, sino para saber cómo es.
La prensa buitre Mientras la posición argentina se alza como un modelo en la batalla por la soberanía, los medios opositores al gobierno de CFK amedrentan con los peores presagios.

Fotos

Atardecer. La avenida Sarmiento y el Parque de la Democracia, de la ciudad de Resistencia. | Desdeelaire.com.ar.

Video

Resistencia desde el aire.