Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

24.12.15

Blindados


















El Milico Aguad. | Télam.

En vísperas de la Navidad, Mauri le dio el tiro de gracia a la ley de medios, votada hace más de 6 años. Lo hizo con un decretazo, que es la forma que tiene de gobernar, ignorando al Congreso. La prensa corporativa no se escandaliza ni denuncia los atropellos del presidente. El maurismo anticipa un 2016 tanto o más aciago que el epílogo de 2015.      

Datapuntochaco | EDITORES

Las vísperas de la Navidad en la Argentina se tornan aciagas. Mientras una parte minúscula de los argentinos se hace la fiesta con el vendaval de medidas económicas del nuevo gobierno, Mauri Macri le dio ayer el tiro de gracia a uno de los avances más preciados de la última década, la ley de medios, votada hace más de 6 años por una amplia mayoría en el Congreso, al que hoy el dizque republicano presidente ignora por completo.
Por decreto –como todo lo que hizo a dos semanas de haber asumido–, ordenó la intervención de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), un ente autárquico cuya conducción, por ley, está integrada por representantes de distintos sectores sociales, políticos y académicos, con mandato hasta 2017. Del mismo modo, avanzó sobre la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (Aftic).
Una vez más, Mauri demuestra que, más que gobernar, está decidido a derribar todo lo hecho por los Kirchner en 12 años, aun cuando eso implique, como en este caso, llevarse por delante la legislación vigente.
Protegido por el manto de impunidad otorgado por la prensa corporativa, con Clarín y La Nación a la cabeza, Mauri puede hacer lo que se le antoje. La desfachatez mediática cobra mayor dimensión porque la misma prensa que le perdona todo a Mauri no le dejó pasar una a Cristina. La expresidenta fue maltratada por los grupos mediáticos como nunca antes se había visto con otro presidente, en gran medida por su condición de mujer.  
El martes, La Nación y Clarín y otros diarios de la corporación devenida oficialista se esforzaron en minimizar la violenta intervención de la Gendarmería contra trabajadores de Cresta Roja, la avícola que quebró y dejó a unos 600 empleados sin trabajo, y en ningún momento usaron la palabra “represión”. El término más duro fue “desalojo”.
El diario español El País, cuya línea editorial denuesta a los gobiernos progresistas latinoamericanos, tituló ayer en su edición digital Macri decreta el fin del control kirchnerista de los medios. El periódico madrileño comete la “torpeza” de leer así los hechos, cuando en verdad la intervención ordenada por Mauri sí es el primer paso para el control, ya que el designado interventor, Agustín Garzón, concentrará atribuciones que hoy competen a los siete miembros del directorio del organismo, que tiene representantes de las tres principales fuerzas parlamentarias, de académicos y de un Consejo Federal compuesto por las 24 provincias
El encargado de hacer el anuncio del tiro de gracia de la Ley 26511 –aprobada en Diputados por 146 votos a favor, 3 abstenciones y 3 en contra, y en el Senado, por 44 votos a 24, y declarada constitucional por la Corte–  fue nada más y nada menos que Oscar Aguad, el flamante ministro de Comunicaciones, quien justificó el atropello en que “existe como una rebeldía” de Martín Sabbatella, el titular de la Afsca, y Norberto Berner, de la Aftic, “para atenerse al nuevo régimen de ministerios”, fijado la semana pasada por DNU.
El radical Aguad es un cordobés muy recordado en Corrientes por haber hecho “desaparecer” 60 millones de pesos-dólares en su paso como interventor de la capital correntina, en una maniobra con bonos provinciales (Cecacor). Por ello, el Milico fue acusado de administración fraudulenta, fraude a la administración pública y abuso de autoridad, una causa que hicieron prescribir el año pasado.
Hay algo que distingue al maurismo por estos días: su capacidad de presentar a los que actúan conforme a la ley como violadores de ella, y a quienes en verdad las pisotean, como defensores de la legalidad. Es un mecanismo que por ahora le da resultado, con la complicidad, claro está, de la prensa hegemónica.
“Intervinieron la Afsca y el kirchnerismo se resiste a abandonarla”, titula La Nación hoy en su portada. Describe así la decisión de Martín Sabbatella de no renunciar a su cargo hasta que la Justicia se expida. No es difícil imaginar cómo lo hará (*).
La desesperación de Mauri por enterrar la obra del kirchnerismo a mazazos (decretazos) es el prefacio de un 2016 tanto o más aciago que el epílogo de este 2015. Hay que preguntarse, entonces, como lo hace hoy Washington Uranga en Página 12, ¿qué más hay que esperar? 


(*) Cuando se terminaba de editar esta nota, el juez federal Julián Ercolini había ordenado allanar la sede de la Afsca, intimado a retirarse a quienes se encuentren en el edificio y dispuesto su desalojo con la Policía Federal, en caso de ser necesario. Previsible. 

0 comentarios:

Refugiado, la palabra de 2015 El término define a aquella persona que se ve obligada “a buscar refugio fuera de su país como consecuencia de guerra, revoluciones o persecuciones políticas”.

Rayuela infinita La obra maestra de Julio Cortázar cumple 50 años. Quien la leyó, no solo lo hizo dos o más veces, sino que querría hacerlo de nuevo. No para saber cómo era, sino para saber cómo es.
La prensa buitre Mientras la posición argentina se alza como un modelo en la batalla por la soberanía, los medios opositores al gobierno de CFK amedrentan con los peores presagios.

Fotos

Atardecer. La avenida Sarmiento y el Parque de la Democracia, de la ciudad de Resistencia. | Desdeelaire.com.ar.

Video

Resistencia desde el aire.