Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

27.8.16

Las mentiras de Marijuán




































El fiscal que le anticipó a Majul que dejaba a Cristina “al borde de la detención” incurrió en 10 segundos de audio en al menos tres falacias. Muy ligado a la corporación periodística, el excavador no pudo ocultar su animosidad contra la expresidenta. La falta de ética que la prensa oficialista pasó por alto.    

Datapuntochaco  | ANÁLISIS

“Los gobiernos populares son débiles ante el escándalo. No tienen, ni cuentan con la recíproca solidaridad encubridora de la oligarquía y son sus propios partidarios quienes señalan sus defectos, que después magnifica la prensa. El pequeño delito doméstico se agiganta para ocultar el delito nacional que las oligarquías preparan en la sombra y el vendepatria se horroriza ante las sisas de la cocinera”.
El texto es de Jauretche, que, como lo recuerda hoy Luis Bruschtein en Página 12, lo escribió tras la caída de Yrigoyen, cuando al gobierno del Peludo no lo bajaban de inepto y corrupto, y enseguida vino el golpe de la oligarquía.
“Un audio de Marijuan desató fuertes críticas del kirchnerismo”. El título del diario conservador porteño La Nación de ayer viernes 26 de agosto minimiza el escándalo que desató el fiscal con su frase “decile que la dejo al borde de la detención”, al referirse a la expresidenta Cristina Fernández, y desplaza el foco de la noticia hacia las críticas del kirchnerismo, como si la reprobación a la conducta indecorosa del fiscal excavador fuese privativa de ese sector político.
“Las acusaciones hacia Marijuan desde el espectro K se focalizaron en una supuesta ‘animosidad’ en contra de la expresidenta, al punto de avanzar en procura de que el fiscal sea apartado de la causa, sostiene La Nación poniendo como supuesto lo que es evidente.

El off que terminó en on

Según el personaje mediático Luis Majul, el fiscal Guillermo Marijuán le dejó un audio a la producción de su programa sobre una causa contra la expresidenta. “Decile que lo más importante, además del pedido de la indagatoria, es que la dejo [a Cristina] al borde de la detención, con la prohibición de salida del país y con el deber de comparecencia ante el tribunal”. Esos diez segundos de audio, grabados por el pocero Marijuán en un mensaje de WhatsApp destinado supuestamente a Majul, fueron suficientes para desenmascarar al fiscal del tour por Santa Cruz en busca de dinero enterrado.
“Yo le escribí al fiscal y le pedí que me diera más detalle y el contexto. Y él le mandó el mensaje de voz, off the record, a la producción”, dijo Majul, y criticó a los que difundieron el audio por ser “buitres y operadores de Cristina Kirchner”, en alusión al sitio web El Destape, del periodista Roberto Navarro. 
Marijuán pidió la indagatoria de la expresidenta y del exministro de Economía Axel Kicillof por “encubrimiento y omisión de denuncia” por transferencias de casi 500 millones de dólares al extranjero por parte del empresario Lázaro Báez, que el programa del artillero del Grupo Clarín Jorge Lanata reflotó el domingo pasado.
La Nación, como el resto de la corporación mediática, se concentró en la reacción de Cristina y del kirchnerismo a la afrenta de Marijuán y no en la gravedad institucional que representa que un fiscal federal se exprese en esos términos, deje al descubierto su animosidad contra un investigado y, por sobre todo, mienta.
En su programa de radio Del Plata, el periodista Darío Villarruel marcó las tres mentiras en las que incurrió Marijuán en esos 10 segundos de audio.  1. En el dictamen entregado al juez de la causa, Sebastián Casanello, no menciona sus inocultables deseos de detener a Cristina sencillamente porque un fiscal no detiene; el director del proceso penal es el juez, que es el único que puede ordenar una detención. 2. La “omisión de denuncia y encubrimiento” son delitos cuyas penas máximas no superan los 3 años de prisión, por lo tanto son excarcelables. Por ello, no se podría dejar a Cristina al borde de la detención ni detenerla.  3. La prohibición de salir del país y de comparecer ante el tribunal son también decisiones que corresponden al juez y no al fiscal.


“Te muestra Canal 13, te denuncia Marijuán”

“Justicia exprés. Te muestra Canal 13, te denuncia Marijuán y quedás al borde de la prisión”, sintetizó Villarruel la diligencia del fiscal pocero ante una nueva embestida del Grupo Clarín contra Cristina. “Así no funciona la Justicia en la Argentina”, dijo el periodista.
“Por suerte salió este audio para que mucha gente se dé cuenta de cómo desde Comodoro Py muchos fiscales y jueces operan con los medios hegemónicos”, analizó Villarruel. “Si fuera un hombre de buena fe, Marijuán ya mismo debería excusarse en la causa contra Cristina. Es el hazmerreír de todo Comodoro Py. Hay jueces que sienten vergüenza ajena”, reveló.
Pese a que La Nación interpreta que lo de Marijuán solo es criticable si se es kirchnerista, la cuestión central es, como dijo Villarruel,  la “ética del que acusa, del que señala con el dedo, de quien puede mandar a alguien a la cárcel y hace off the record, presiona y muestra animosidad”. En el caso de Marijuán esa ética no existe.
Según Villarruel, la diligencia de Marijuán responde a que, en algún momento, le ofrecieron ocupar el puesto de Alejandra Gils Carbó, la jefa de los fiscales combatida por el macrismo y sus ninguneados socios de Cambiemos.
Ahora, denunciado penalmente y con pedido de juicio político por parte del diputado nacional Rodolfo Tailhade, Marijuán debería estar más cerca de dejar de ser fiscal que de ser jefe de los fiscales.

0 comentarios:

Vademécum