Inicio
Urbanoblog
Más
Vademécum
El Pelafustán

4.12.15

Inflados















Mauricio Macri. | AFP.

El futuro gobierno goza de la bendición de la prensa corporativa. Por eso, las amenazas de Mauri Macri de ir contra todo lo que no se amarillo no tienen el impacto de calamidad que le otorgan a todo lo que hace Cristina. La pregunta es si, tras el ajuste que planean, alcanzarán los globos, el marketing y el blindaje mediático para mantener la buena onda.   

Datapuntochaco | EDITORES

Están inflados. Los macristas y sus socios no estaban preparados para este momento. Eso sí, tienen una gran ventaja: la corporación mediática los blinda y, por tanto, sus desaciertos y exabruptos no tienen el impacto de calamidad que le atribuyen al mínimo gesto de Cristina, desde que asumió, en 2007.
Imaginen cómo estaría el país si en vez de Mauri Macri hubiera sido Daniel Scioli el triunfador del balotaje por apenas 678 000 votos. La prensa corporativa ya hubiera encendido la mecha…
Están inflados. No asumen aún y ya consiguieron una mano de la Justicia. El allanamiento de hoy viernes 4 de diciembre del juez Claudio Bonadio a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual  (Afsca) en busca de un expediente de Clarín es el primer paso para llevarse puesto a Martín Sabbatella, cuyo mandato, por ley, expira en 2017.  
Primero, lo mandaron a Miguel de Godoy, designado por Mauri para ocupar la titularidad de la Afsca, y, como la respuesta fue deben esperar dos años, apareció Bonadio, siempre sensible a los berrinches corporativos. “Estamos ante la sensación profunda de un accionar de un Estado mafioso en construcción”, dijo Sabbatella. 
Están inflados. Mientras Mauri se enoja con Cristina porque, según él, se quiere llevar la pelota y dejarlo sin partido, la transición avanza sin contratiempos y todo está previsto para que el 10 de diciembre, tras la asunción del nuevo gobierno, se inicie en el país el neomenemato.
Están inflados. Mauri y su equipo tiene el aval de la corporación mediática para avanzar contra todo lo que no es amarillo, como Gils Carbó, Sabbatella, Vanoli y la conducción de RTA. Mauri tiene la tranquilidad de que, aun violando las leyes,  no habrá titulares con las palabras escándalo ni atropello.
Están inflados. Luis Majul comparó a Mauri con Nelson Mandela. “Tiene la pretensión de transformarse en un presidente del siglo XXI. Sin aspiraciones fundacionales ni personalismos. Sus colaboradores íntimos piensan en un Arturo Frondizi del presente con una mezcla de Nelson Mandela adaptado a la realidad argentina”, escribió en El Cronista
Joaquín Morales Solá reemplazó, en sus columnas de La Nación, el vinagre de siempre por el almíbar. “Es cordial y afectuoso, como lo fue siempre en el trato cara a cara, despojado de cualquier boato y hasta de asistentes. Es él quien se ocupa de traer dos vasos de agua. Pertenece a esa clase de políticos que dicen y escuchan con la misma atención. Sin embargo, cuando habla por teléfono con sus colaboradores parece el presidente en funciones. Las instrucciones son precisas. Elogia cuando hay que elogiar. Corrige el rumbo cuando hay que hacerlo. ¿Le preocupa el país que recibirá? Sí, claro. Pero se le nota más la seguridad que la preocupación”. 
Están inflados. Mauri podría convertirse en el primer presidente en asumir el cargo con cuentas pendientes en la Justicia si es que el juez Sebastián Casanello no admite por estos días el pedido del fiscal Jorge Di Lello de sobreseerlo en la causa por escuchas ilegales. Pocos saben que Mauri está procesado –sí se sabe que lo está Boudou– porque la prensa corporativa se preocupó en esconder ese hecho.
Están inflados. Y contradichos. Ante el fenomenal aumento de precios producto de las promesas de megadevaluación y supresión de las retenciones, el maurismo se quejó de la falta de control del Gobierno. Vaya paradoja: los detractores de la intervención del Estado en la economía reclaman controles.  
Están inflados. Mauri sigue con sus berrinches y se enoja con Cristina, a quien culpa de todo. Qué hará cuando Cristina ya no esté y no tenga a quién culpar. ¿No será que, como por sí solo no puede descollar, necesita detractar a alguien y si es mujer, mejor? Necesitamos que el Doctor Nelson Castro lo diagnostique. ¿Será bipolar? ¿Misógino? ¿Qué opina, Doctor Nelson Castro?
Están inflados. Como los globos de sus mítines. Ahora bien, qué pasará cuando el maurismo empiece a aplicar el ajuste, que, como dice Ricardo Aronskind, en Página 12, hundirá el salario y contraerá el mercado interno, ¿se podrá aspirar a seguir con el mantra de la buena onda? ¿Alcanzarán, en democracia, el marketing y la cobertura mediática de los medios hegemónicos? ¿Alcanzará con apelar a las fobias anti-K para mantener el encanto del “cambio”?
Por ahora, están inflados. Llegado ese momento, los globos empezarán a pincharse o, simplemente, citando a Aronskind, no alcanzará con repartir globos amarillos.

0 comentarios:

Refugiado, la palabra de 2015 El término define a aquella persona que se ve obligada “a buscar refugio fuera de su país como consecuencia de guerra, revoluciones o persecuciones políticas”.

Rayuela infinita La obra maestra de Julio Cortázar cumple 50 años. Quien la leyó, no solo lo hizo dos o más veces, sino que querría hacerlo de nuevo. No para saber cómo era, sino para saber cómo es.
La prensa buitre Mientras la posición argentina se alza como un modelo en la batalla por la soberanía, los medios opositores al gobierno de CFK amedrentan con los peores presagios.

Fotos

Atardecer. La avenida Sarmiento y el Parque de la Democracia, de la ciudad de Resistencia. | Desdeelaire.com.ar.

Video

Resistencia desde el aire.